¿Qué es #yosoyunahormiga?

 

Hace varias semanas que andábamos dándole a la cabeza buscando una campaña de marketing para el documental sobre la violencia de género que se ejerce en menores de edad.

Un proyecto de concienciación social, muy duro, mucho; no os imagináis. Pero a la vez tan necesario de llevar a cabo.

Pero realizarlo a nivel financiero no es tarea fácil.

Necesitábamos crear una campaña de marketing, de unión, que nos ayudara a cerrar la financiación de este proyecto que a su vez luego nos sirviera para llegar a más gente con la concienciación social, que esperamos conseguir con la repercusión del documental. Ese granito de arena que queremos aportar a la erradicación de la violencia de género en menores, de repente se haría más grande. Más gente = más concienciación.

Teníamos varias ideas encima de la mesa, pero ninguna nos acababa de convencer.

 

Jueves, 5 de Abril de 2018.

 

7 AM , colacao en mano, no tomo café, me sienta fatal.

Tengo un pequeño porche y en él unas escaleras que bajan hacia el jardín de mi casa.

Salgo todas las mañanas a tomarme ese colacao, envuelta en mi bata (no, no es de guatiné) Es muy fea, pero todavía no he llegado al nivel del guatiné.

Suelo sentarme en las escaleras, apoyo mi taza en el escalón y generalmente me quedo en la inopia durante unos minutos; un tiempo que siempre es in-productivo. Luego, repaso mentalmente todo lo que tengo que hacer en el día.

Pero hoy mi tiempo de quedarme en la “inopia” ha sido estupendo, productivo. Muy productivo.

Ayer mi hija se comió unas galletas en el porche, se le cayeron trocitos de galleta y miguitas que obviamente no recogió. Había muchas hormigas.

Mi inopia y mi sueño no le han permitido a mi cerebro hacer la conexión para ir a buscar el spray anti-hormigas, así que me he quedado mirándolas, en la “inopia”.

Llevaban trozos de galleta que eran 100 veces más grandes que ellas, iban juntas, en fila, parecían súper bien coordinadas. Una de ellas cargaba otra hormiga encima. Eso es cuidarse. Todas transportaban comida, unas llevaban trozos más grandes que otras, pero todas hacían lo que podían.

Mi cerebro empezaba a recuperar su estado natural y a “maquinar” una idea.

Me levanto, casi corriendo, dejando la taza fuera.

Abro la puerta corredera y me encuentro a mi socio en el ordenador, con sus códigos y sus cosas de informático.

-Sara: ¡Hormigas!

Diego me mira con cara de… ¿vaca mirando al tren?

-Diego: ¿Cómo dices?

-Sara: ¡Hormigas! Tenemos que convertirnos en hormigas.

Su cara empeoraba por segundos.

-Sara: Tenemos que hacer una campaña de marketing relacionada con hormigas.

-Diego: Pero…

-Sara: ¡Calla!, ¡Ven!.

Le he cogido de la mano y lo he conducido hasta el porche.

-Sara: Siéntate, míralas.

Diego se ha quedado mirando las hormigas. Han pasado unos segundos.

-Sara: Trabajan en equipo, están súper bien coordinadas, ésta está llevando a otra hormiga en su espalda. Todas cargan con trozos de galletas, unas los llevan más grandes y otras más pequeños, pero no importa, todas colaboran, todas trabajan.

Están unidas y eso necesitamos nosotros: unión.

Porque entre todas se han llevado todos los trozos de galleta que se dejó ayer la niña.

Diego… Necesitamos convertirnos y hacer que la gente se convierta en hormigas.

No importa el tamaño de lo (que) sean capaces de transportar a sus espaldas, porque lo que importa es la unión. Y eso es justo lo que necesitamos.

-Diego: Hay que generar un hashtag para redes sociales y una página web.

-Sara: Una ilustración de una hormiga.

-Diego: Una hormiga con pinta de “guerrera”, luchadora. ¿La reina hormiga?

-Sara: Exacto.

-Diego: Si las hormigas son capaces de currar así, nosotros también.

-Sara: ¿Adjudicada campaña?

-Diego: Adjudicada. Me pongo a currar.

Y así es como ha nacido la historia de la hormiga.

Obviamente no hemos cogido el spray anti hormigas, no hemos sido capaces.

Para hacer realidad esta campaña, os necesitamos.

Necesitamos que os convirtáis en hormigas y que nos ayudéis a sacar este proyecto adelante.

La campaña #yosoyunahormiga ha sido realizada para personas particulares que quieran apostar por nuestro proyecto.

Es fácil:

Necesitamos que compartáis el hashtag “#yosoyunahormiga” y la foto de la hormiga que puedes descargar aquí (mola más si la imprimes y sales tu con ella a modo cartel).

Y el link: http://colaterales.com/patrocinanos/patrocinios-particulares/ que os rediccionará al apartado de nuestra web donde podréis colaborar económicamente con el proyecto.

No hay mínimos ni máximos, cada uno podrá aportar lo que quiera o lo que pueda. No importa el tamaño.

El proyecto está en fase de rodaje y a través de esta acción y de las empresas patrocinadoras que ya han apostado por nuestro proyecto podremos sacarlo adelante con las calidades que merece.

Cosa de hormigas.

¿Te unes a nosotras?

El equipo directivo de La Tele Producciones.



¿Cuéntaselo al mundo?